DON BOSCO

DON BOSCO
"BUENOS CRISTIANOS Y HONRADOS CIUDADANOS"

III JORNADAS



   

de Doctrina Social de la Iglesia en el ITM


Murcia.com Región de Murcia08/11/2019

Del 11 al 13 de noviembre, a las 19:00 horas, el salón de actos del Instituto Teológico de Murcia (ITM), de los franciscanos, acogerá las Jornadas de Doctrina Social de la Iglesia que, este año, en su tercera edición, tienen por lema: “La Doctrina Social y la agenda 2030 para el desarrollo sostenible: Afrontar el reto de la pobreza y la desigualdad”.

Durante tres días habrá distintas ponencias en las que participarán: Francisco Javier Alonso, presidente de Justicia y Paz España; Rosa Cano, vicepresidenta de la Red de lucha contra la pobreza y la exclusión social en Murcia; y Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas Española.

Estas jornadas están organizadas por Justicia y Paz y la plataforma Enlázate por la justicia en la que participan Cáritas, Confer, Manos Unidas y Justicia y Paz, con la colaboración del Instituto Teológico de Murcia.

CONGRESO DE LAICOS 2020



5 preguntas a… Acción Social Empresarial

Religión en Libertad, 6-11-19


El Congreso de Laicos 2020 'Pueblo de Dios en Salida', te presenta diferentes realidades de la Iglesia Católica en España, de cara al evento que se celebra en febrero. En esta ocasión podemos conocer más de cerca la misión de la Acción Social Empresarial.

1. Describe el carisma de la ASE?
La labor de Acción Social Empresarial es la de configurar, desde una perspectiva cristiana, la actividad del empresario y directivo de empresa e impregnar con la Doctrina Social de la Iglesia, las estructuras y comportamientos empresariales más adecuadas a un orden social más justo y humano.

Ayuda a sus miembros a asumir sus responsabilidades sociales, a promover y difundir la Doctrina Social de la Iglesia y contribuir a la aplicación de la misma en el ámbito socio-empresarial.

En definitiva, promueve un orden social más justo y humano dentro del entorno propio concorde con la DSI.


Para ello, Acción Social Empresarial, da testimonio, personal y colectivo, de la fe cristiana a sus miembros y difunde y promueve la aplicación práctica de las Enseñanzas sociales de la Iglesia Católica, tanto en la empresa como en el ámbito de la vida económica y social.

Desarrolla así, el sentido vocacional de la actividad del empresario y directivo de empresa, como una respuesta al llamamiento de Dios y como un servicio a nuestra sociedad, necesario, urgente, difícil e insustituible.

La finalidad más importante de ASE es la de proporcionar un lugar de encuentro y de acompañamiento entre empresarios y directivos para trabajar sobre los comportamientos empresariales y con ello favorecer el que en la empresa sean posibles estructuras de convivencia comunitaria, en las que todos participen, empleados, directivos, clientes, proveedores, administraciones públicas, comunidades circundantes,  con arreglo a su función y a su competencia, respetándose la dignidad humana de todos y los derechos inalienables derivados de esa dignidad.

Todos los principios y finalidades de ASE, se transmiten a través de las actividades llevadas a cabo, como son:

Almuerzos “Empresa, Fe y Valores”

Los almuerzos “Empresa, Fe y Valores”, pretenden hacer de los encuentros con grandes empresarios y directivos cristianos, una aportación más al aprendizaje a través de las experiencias personales y empresariales de los conferenciantes que, encuentro tras encuentro hacen de sus vivencias una lección de vida para los allí presentes.

Presentaciones de libros

Libros que esbozan en sus páginas una visión estratégica de la búsqueda del bien común, que tratan de ayudar a los empresarios a vivir conforme a la fe, a acompañarlos y alentarlos a vivir su condición empresarial dentro de la vida de la Iglesia conforme a su Doctrina Social.

Encuentro “En conversación con un empresario cristiano”

Estos encuentros fomentan la posibilidad de poder charlar, aprender y contrastar experiencias de cómo puede un empresario cristiano compaginar el día a día de su fe y su dedicación.

Foros de Reflexión y Oración de Empresarios y Directivos

En junio de 2016 dieron comienzo las reuniones de los Foros de Reflexión y Oración de Empresarios y Directivos de ASE, que han ido ampliando su número y presencia geográfica.

A ejemplo del modelo francés de “les EDC – Entrepreneurs et Dirigeants Chrétiens” (“Empresarios y Dirigentes Cristianos”), con quienes compartimos documentos en relación al contenido y a la organización:

Las reuniones empiezan con una oración, turno de mesa de los participantes del grupo – en torno a 10 personas – y reflexión en equipo sobre un tema que sea de interés en el ámbito de la empresa, con frecuencia correspondiente a un reto de la vida del líder empresarial, propuesto rotatoriamente por los participantes.

Las reuniones se desarrollan en una fecha fija al mes, variando el día y semana según el grupo, y cuentan con una duración de 2 horas; se celebran principalmente en parroquias y está presente un consiliario.

Encuentro de miembros de Foros

Los encuentros de todos los miembros asistentes a los Foros de Reflexión y Oración de Empresarios y Directivos que ASE viene implementando, con un total de ocho grupos ya en activo y otros en formación, se convocan dos veces al año.

Desayunos coloquios

Los asistentes al desayuno, entre 45-50 personas previa inscripción, participan activamente en el coloquio, exponiendo sus distintos puntos de vista ante los análisis diferentes y complementarios de ponentes invitados que analizan documentos de distintas procedencias, relacionados con la empresa y la Doctrina Social de la Iglesia.

Almuerzo anual socios

Se trata de un almuerzo-reunión anual con un pastor de la Iglesia que permite a los asociados participar activamente en un encuentro de altura con una autoridad eclesial. En 2018 estuvo presente el Cardenal Mons. Osoro.

2. ¿Cómo surge? ¿Cuál es su historia? ¿Quién o quienes lo fundaron?
En septiembre de 1951, en el nº 1 de la revista Informaciones Sociales, publicada por Acción Social Patronal, actual ASE, fueron publicadas unas líneas, declaración de intenciones, donde decía: “Acción Social Patronal (…) pretende también realizar una labor de inteligencia práctica que traduzca al lenguaje concreto de cada actividad y cada relación, la Doctrina una y otra vez sentada por el Sumo Pontífice y por la Jerarquía de la Iglesia (…) su objetivo es la colaboración y el diálogo de todos los que sienten el peso de la responsabilidad del puesto que ocupan en la sociedad, y que saben que pretender desentenderse de los demás es caer en la forma menos inteligente del egoísmo y la más dañina para el mismo que pretende tal cosa”.

Acción Social patronal creía en un Estado moderno, inteligente y facilitador: “ni el abstencionismo liberal, ni el estatismo a ultranza de nuestros tiempos” (Informaciones Sociales 1952).

ASP se articuló en torno a una Comisión Nacional constituida por empresarios y delegados diocesanos, Mesa Directiva, que era el órgano ejecutivo. Con el tiempo se fueron conformando comisiones por cada diócesis.

Creó el Servicio de Información, cuyo objetivo era conocer las realizaciones sociales de las empresas y sus problemáticas, y la Comisión de Estudios, constituida por empresarios y técnicos que con conocimientos para analizar los problemas de la economía empresarial y difundir sus resultados.

En 1953 ASP se incorporó a UNIAPAC (Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresa).

En tres años formaron comisiones en Santiago, Santander, Burgos, Valladolid, Madrid, Ciudad Real, Barcelona, Zaragoza, Bilbao, San Sebastián, Oviedo y Córdoba.

ASP puso sobre la mesa posibles respuestas a las problemáticas empresariales del momento, como, por ejemplo, secretarías sociales en las empresas, donde se gestionaban los aspectos humanos de los trabajadores. La vivienda obrera, los salarios, la seguridad social y los problemas sociales del empresario agrícola, fueron otras problemáticas que abordó la asociación. Sus estudios del coste de la vida para una familia con dos hijos, fueron impulso y simiente para el establecimiento del salario mínimo obligatorio.

La presentación en sociedad de la ASP vino de la mano, el 29 de abril de 1953, del cardenal de Tarragona, Benjamín de Arriba y Castro, en la Cámara Oficial de Comercio de Madrid.

La primera Asamblea General de ASP tuvo lugar los días 26 y 27 de noviembre de 1954.

3. ¿Qué aporta ASE a la acción misionera de la Iglesia?
Hacer presentes los principios de la Doctrina Social de la Iglesia dentro de la vida económica de la sociedad, que parece se mueve solo por intereses, sin sujeción a principio alguno.

Sus miembros buscarán que la riqueza generada con la actividad empresarial, tenga reflejo en el pago de un salario justo, que permita la dignidad del trabajador, en el ofrecimiento de unos productos buenos, de calidad digna y precio razonable, productos o servicios que han de satisfacer necesidades reales, y en el respeto escrupuloso de sus obligaciones con los proveedores, la sociedad y el Estado. Y necesariamente buscando obtener rentabilidad, porque sin ella nada es posible, y que permita la sostenibilidad de la empresa.

La vocación empresarial es perfectamente compatible con la fe cristiana. El empresario y el dirigente empresarial participan en la labor cocreadora de Dios. Ello exige al dirigente cristiano un continuo examen de conciencia entre lo que se puede y se debe de hacer. Por ello, en ASE, Acción Social Empresarial, asociación de empresarios y directivos cristianos, estamos comprometidos en la difusión de los principios de la DSI en la empresa y en el acompañamiento y asesoramiento de directivos y empresarios en el día a día de sus actividades.

4. ¿Cómo os estáis preparando para el próximo Congreso de Laicos de 2020? ¿Qué estáis haciendo?
ASE, participa activamente en todas las Jornadas de Delegados Diocesianos y Presidentes Nacionales de Apostolado Seglar, preparatorias del Congreso de Laicos 2020, donde comparte, aprende y da opinión. Tras estas jornadas comparte igualmente con el Consejo y transmite las conclusiones.

ASE, difunde todos y cada uno de los comunicados, cartas e iniciativas que, desde la Secretaría de Apostolado Seglar nos llegan, a través de nuestra página web, de las redes sociales y directamente a nuestras bases de datos.

5. ¿Qué esperas del Congreso de Laicos 2020? Concreta alguna medida…
Confiamos en que el Congreso sirva para que los laicos, todos los laicos en general – y no solo grupos reducidos, como la propia ASE – se conciencien de la necesidad de participar de manera más comprometida en las actividades relativas a la difusión y plasmación de la Doctrina Social de la Iglesia en el mundo.

Y que, de esa manera, el mensaje del Evangelio esté más presente en todos los ámbitos de la vida de la sociedad, ofreciendo la Iglesia una imagen creíble de su mensaje de amor fraterno.

LAS 7 ORIENTACIONES



del arzobispado de Toledo para votar en las elecciones del 10-N


Los españoles se enfrentan, este domingo 10 de noviembre, a una nueva jornada electoral. Por ello, el arzobispado de Toledo ha publicado una serie de reflexiones para tener en cuenta antes de ejercer el derecho a voto, subrayando la importancia de tener en cuenta “retos como la crisis, cuyos efectos no hemos superado y que parece volver a amenazarnos”, además del “grave problema de la unidad de España”.

“Para un buen discernimiento tenemos la responsabilidad de adquirir por vías fiables información lo más completa posible, acerca de los partidos, sus candidatos; y los programas electorales”, subrayan desde el arzobispado. Además, apuntan que la “coherencia, el espíritu de servicio, estilo” de los líderes, así como “la confianza y respeto que inspiran y su capacidad de diálogo”, son matices importantes a tener en cuenta, ya que es “a ellos, en último término”, a quienes eligen los ciudadanos

Por todo ello, basándose en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, proponen siete claves fundamentales a tener en cuenta durante el proceso de discernimiento; puede ser una buena ayuda en este proceso de discernimiento. “En él se nos ofrecen algunos criterios generales: ningún partido puede corresponder plenamente con las exigencias de la fe”, así que la adhesión a ellos “nunca ha de ser ideológica sino siempre crítica”, valorando los programas basándose en:

1. El respeto a la dignidad
Los derechos de la persona y, de forma particular, la defensa de la vida. “Ni el aborto, ni la eutanasia pueden ser aceptados como derechos”, subraya el arzobispado. De la misma manera, apuntan la prioridad de atender a los más débiles, ya sean ancianos, parados, personas que no tienen un trabajo decente, jóvenes e inmigrantes.

2. Promoción de la familia
Reconocerla como “unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio”, a través de “una política familiar eficaz y desde la cual se responda al grave desafío que supone el llamado ‘suicidio demográfico'”. Del mismo modo, el arzobispado se muestra preocupado por la libertad de educación, y recalca la importancia de “garantizar el derecho de los padres a la educación de sus hijos según las propias convicciones morales y religiosas previsto en la Constitución” y, además, “sin que se les imponga la ideología de género”, que definen como una postura “tan errónea como perniciosa para la propia mujer”.

3. Creación de empleo
“Se han de promover las condiciones que favorezcan a las empresas para la creación de empleos”, apunta el arzobispado, pero siempre “con un sentido de justicia en la contratación laboral”, así como “se requiere una gestión muy prudente y equitativa de los recursos públicos”.

4. Cooperación para el desarrollo
“Nuestra nación debe seguir participando en la construcción de la comunidad internacional, en particular de Europa”, a través de “la ayuda al desarrollo de los pueblos más necesitados y en la defensa del medio ambiente”.

5. No olvidar la ‘España vaciada’
El arzobispado señala, además, que la política general, y no solo la autonómica, debe “atender de manera especial a los problemas específicos del medio rural”, como puede ser “la despoblación”, la necesidad de “dotaciones básicas”, y “la agricultura”.

6. El poder al servicio de las personas
“Las instituciones públicas deben estar al servicio de todos y no de intereses particulares o de partido y se han de respetar las reglas del juego democrático”, apuntan. Asimismo, “es preciso custodiar la libertad personal y defender el principio de subsidiariedad frente a las tentaciones estatalistas: el poder ha de estar siempre al servicio de la persona y de la sociedad –no al revés–, en la búsqueda del bien común”.

7. Respeto a la libertad religiosa
La libertad de culto es algo “fundamental” y, por ello, “la fe en Dios debe estar presente en la vida pública”, para lo que resulta necesario poder “anunciarlo y presentar propuestas inspiradas en la Doctrina Social de la Iglesia”, ya que es algo que “forma parte de nuestra misión evangelizadora”.

A 30 AÑOS



DE LA CONVENCIÓN DE LOS DERECHOS DEL NIÑO


NOTIVIDA, Año XIX, Nº 1176, 6 de noviembre de 2019

La Bicameral de los Derechos de Niños y Adolescentes junto a “Aldeas Infantiles SOS” realizó hoy en la Cámara de Diputados una jornada para conmemorar los 30 años de la Convención de los Derechos del Niño.

Simultáneamente convocó a una reunión de comisión en la que prorrogó hasta mediados de abril de 2020 el plazo para designar a Marisa Graham como Defensora del Niño.



Algunas exposiciones:

Diputada Samanta Acerenza, presidente de la Bicameral: Hizo un balance de lo actuado por la Comisión. Destacó la nominación de la abortista Marisa Graham como Defensora del Niño, recordó que fue aprobada por Diputados el 26 de junio y exhortó al Senado a darle su visto bueno antes del recambio legislativo. Mencionó también el seguimiento del Plan ENIA (ESI, Anticoncepción y Aborto) que la Comisión realiza desde el año pasado y subrayó que ese Plan interministerial redujo en un 20% el embarazo adolescente en los últimos tres años, ese dato amerita, según Acerenza, que el próximo gobierno continúe “con esta política pública, sin banderías políticas”. Contó que hicieron junto a UNICEF una jornada sobre el suicidio adolescente ya que se triplicó en los últimos años.

Alejandra Perinetti, Directora Nacional de “Aldeas Infantiles SOS”: “Espero finalizar el año brindando por el nombramiento de la nueva defensora y sus adjuntos”. Describió después la labor que desde hace 40 años realiza la asociación a la que pertenece.

Marisa Herrera, profesora adjunta de Derecho de Familia UBA: “Las políticas neoliberales son contrarias a la agenda de derechos humanos de niños y adolescentes”. Sostuvo que la Convención es un “buen instrumento”, pero hay que ver “cómo repercute a nivel nacional y en las prácticas cotidianas”. “Los siete jueces de familia de La Plata le dijeron al presidente de la Corte Suprema de la provincia de Buenos Aires que el sistema de protección no va más, que está en crisis” y denunciaron que “dan en adopción a chicos sin tener un informe final sobre la familia de origen y ampliada”.

Carla Villalta, antropóloga, Investigadora Independiente del CONICET: “Siempre me ha resultado incómoda la alusión a la familia como ámbito natural para el desarrollo de los niños”. “La familia que se ha considerado natural no es otra que una forma determinada de familia, histórica y culturalmente situada, una construcción que ha servido de parámetro para juzgar otras realidades familiares”. “Es usual que al hablar de ‘la familia’ evoquemos un modelo de familia nuclear, conyugal, cerrada sobre sí misma, co-residente y heterosexual”.  Por lo tanto, un presupuesto fundamental para hablar del derecho del niño a una familia es reconocer que “nada hay de natural en la familia”. “No deberíamos hablar de familia sino de prácticas familiares o parentales”, enfatizó.

Facundo Hernández, Secretario de Niñez del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad de Buenos Aires (propuesto como defensor adjunto del Niño junto a Marisa Graham) dijo que si el Senado finalmente aprueba las designaciones van a llevar adelante muchas de las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño de la ONU sobre el fortalecimiento familiar. Coincidió con Villalta en los “sesgos” que tienen habitualmente esos programas e hizo hincapié en el derecho del niño a ser escuchado y en que la institucionalización debería ser siempre el último recurso.

La Resolución dictada por la Bicameral durante la reunión de Comisión

Con una artificiosa interpretación de su Reglamento, la Bicameral prorrogó hoy el plazo para aprobar el pliego de Marisa Graham -que paradojalmente se manifestó a favor de la legalización del aborto- como Defensora del Niño.

Dice el Reglamento: “El concurso tiene una vigencia de CIENTO OCHENTA (180) días desde que se efectúa la elevación de la propuesta del/de la candidato/a a ambas CÁMARAS”. (art. 19).

La propuesta se elevó el 25 de abril pasado por lo que el plazo estaría vencido, pero la Bicameral emitió hoy una resolución en la que se pronuncia “sobre el modo en que debe computarse el plazo previsto en el Artículo 19 del Reglamento del Concurso” e interpretó que los 180 días estipulados deben computarse como “días hábiles legislativos”, es decir días hábiles comprendidos entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre.

La Resolución lleva la firma de las Senadoras: Norma Durango (Peronismo Pampeano), Gladys González (PRO, BsAs), Sigrid Kunath (FpV, Entre Ríos) y Pamela Verasay (Cambiemos, Mza). Y la de las Diputadas: Samanta Acerenza (PRO, BsAs), Carla Carrizo (Evolución Radical, Ciudad de BsAs), Ma. Soledad Carrizo (UCR, Cba.) y Verónica Mercado (PJ, Catamarca).

Se lee en los fundamentos de la Resolución:

“Que de acuerdo a lo establecido por el Artículo 19 del Reglamento de concurso Público de Antecedentes y Oposición para la Designación del Defensor de Niñas, Niños y Adolescentes “…el concurso tiene una vigencia de CIENTO OCHENTA (180) días desde que se efectúa la elevación de la propuesta del/de la candidato/a a ambas CÁMARAS.”.

“Que en virtud de que dicha disposición reglamentaria no especifica si se trata de días hábiles o corridos esta Comisión Bicameral considera necesario aclarar la naturaleza del plazo, adoptando para ello el criterio mayoritario de cómputo de plazos dentro del Congreso de la Nación, esto es, conforme días hábiles legislativos; resultando en consecuencia la vigencia de este concurso 180 días hábiles legislativos, en coherencia con el ámbito dentro del cual se desarrolla el concurso y la naturaleza de esta Comisión Bicameral”.

(.)

“Que, al tratarse este concurso y sus dictámenes de una labor ordinaria, debe resolverse por cada una de las Cámaras del Congreso dentro del período ordinario de sesiones; debiendo consecuentemente computarse el plazo indicado en el artículo 19 del Reglamento del Concurso como días hábiles legislativos, que son aquellos días hábiles comprendidos del período ordinario de Sesiones Ordinarias del Honorable Congreso de la Nación, entre el 1º de marzo y el 30 de noviembre de cada año.”

Destaquemos que esta interpretación del Reglamento duplicó el plazo anunciado, ya que los 180 días previstos para la designación del Defensor del Niño se transformaron prácticamente en un año. En abril de 2019 se elevó la propuesta y según lo resuelto hoy vencería en abril de 2020.

De todos modos, la interpretación amañada del plazo sigue siendo irrelevante frente a la mordaz ironía de designar a una abortista como “defensora” del niño.

ACUERDO DE LOS PARTIDOS




DE LA ACTUAL OPOSICION URUGUAYA PARA ALCANZAR EL GOBIERNO Y GOBERNAR.

El grave tema ausente del mismo

Por Carlos Alvarez Cozzi


Informó la prensa del día 6 de noviembre del corriente los términos del Acuerdo suscrito entre los actuales partidos de oposición en Uruguay que promoverán en el balotaje del próximo 24 de noviembre la fórmula Lacalle-Argimón a la Presidencia y Vice de la República, respectivamente.


El mismo contiene 13 puntos que refieren a los diferentes temas nacionales: políticos, económicos y sociales del Uruguay del futuro.
El candidato oficialista Daniel Martínez y su jefe de campaña han calificado al mismo de contener generalidades. En realidad no es tan así, sino que incluye soluciones concretas a temas concretos.

Lo que sí nos preocupa es que en un tema crucial para el país y para la sociedad como es el respecto de la laicidad en la Enseñanza, violada claramente con la imposición de la ideología de género en los programas de estudio actuales, que además viola el derecho constitucional de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos (art. 41 de la Carta), el Acuerdo nada dice.

Nada dice ni en el punto 8 referido a la Educación y nada dice en el punto 10 sobre Agenda de derechos.

Si en el punto 8 se expresa: “Integrar a las familias al proceso educativo”, lo cual es muy bueno y va en beneficio del interés superior de los niños y adolescentes. Y ya existe un anteproyecto de ley impulsado por el diputado nacionalista Rodrigo Goñi para que los padres sean consultados sobre los contenidos a ser impartidos a sus hijos en la Enseñanza. Obligación que se deriva de la misma Constitución de la República pero que es muy bueno que lo reglamente la ley ordinaria.

Es cierto que una vez obtenido el gobierno en el balotaje el 24 de noviembre y a partir del 1º de marzo de 2020, cuando asuma, el nuevo presidente de la República y las nuevas autoridades de la enseñanza podrán instrumentar este punto mediante simples actos administrativos.

Pero a nuestro entender era necesario tocar este tópico en el Acuerdo suscrito por referir a una cuestión básica en el Estado de Derecho cual es la de respetar la Constitución de la República y la debida laicidad, que afecta en forma grave la formación de niños y adolescentes.

ORACIÓN POR EL PAPA



Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Católicos-on-line, noviembre 2019

El año 2010 fue un “annus horribilis” para el Papa Benedicto XVI. Los medios de comunicación liberales, que son la inmensa mayoría, se pusieron de acuerdo para pedir su dimisión, alegando que no había actuado don diligencia contra algunos sacerdotes pederastas. La inmensa mayoría de los católicos calló y fuimos muy pocos los que alzamos la voz en defensa del Papa. Entre otras cosas, puse en marcha una vigilia mensual de oración por el Papa, en la que además de rezar meditábamos sobre textos del Pontífice.

Cuando en 2013 presentó la dimisión, antes de saber quién iba a ser el sucesor, pedí a todos que no se volviera a repetir lo sucedido y que nunca más dejáramos sólo al Pontífice ante los ataques que previsiblemente iban a tener lugar. Por eso, los franciscanos de María hemos seguido haciendo las vigilias de oración por el Papa. Además, ha sido y es una característica del actual vicario de Cristo pedir que se rece por él.

Ante la grave situación que vivimos, con una confusión como no se producía desde hace siglos, he pensado que hay que intensificar la oración por el Vicario de Cristo. Me ha gustado mucho una que ha compuesto un religioso dominico, Fray Nelson Medina, al que no conozco personalmente, pero al que leo con gusto. Espero que no le moleste que difunda una parte de su oración. Dice así:

“Señor Jesucristo, apelando a tu Sagrado Corazón y a la eficaz intercesión de tu Santísima Madre, que ha sido saludada como Madre de la Iglesia, esto te pedimos para el Papa Francisco:

- Que tus Llagas Santas, Jesús, no se aparten de sus ojos; que simplemente no pueda olvidar el precio de amor que has pagado para que el demonio sea derrotado, los ídolos derribados, la muerte vencida, el pecado perdonado, y se abran las puertas de la gloria eterna a quienes creen y confiesan la fe.

- Que sus oídos sientan una alarma fuerte cada vez que las trampas del enemigo quieran persuadirlo de mezclar las aprobaciones del mundo o las presiones de la sociedad con la grandeza y pureza del Mensaje de Salvación que tú le has encomendado como Sucesor de Pedro.

- Que su boca reciba una gracia renovada, de modo que su palabra, apartándose de toda ambigüedad, defienda con claridad la sana doctrina, mientras sigue llamando a todos a la unidad en Cristo, para la gloria de Dios Padre.

- Que sus pies se orienten sin cesar hacia tu gloria, Jesús: buscándote en el silencio del Sagrario; reconociéndote en el testimonio de las Escrituras; predicando tu Evangelio con palabra diáfana y ardiente; y siempre sirviéndote, especialmente en los más pobres, es decir, los que menos saben de ti, Señor, puesto que no hay mayor miseria que ignorar cuál Dios nos ha amado tanto.

- Que su mente reciba una gracia singular del Espíritu Santo para reconocer y discernir, según el carisma propio de San Ignacio de Loyola, cuáles inspiraciones son de Dios, cuáles vienen de los intereses puramente humanos y mundanos, y cuáles tienen su raíz en el espíritu de las tinieblas, que ronda buscando a quién devorar.

- Que sus manos realicen cada vez mejor la labor de cuidar el rebaño tuyo, Jesucristo, de modo que sea físicamente incapaz de firmar o apoyar lo que ensucia, confunde, degrada o niega la fe, la que defendieron los mártires, y en cambio tenga pulso firme para guiar el timón y conducir de nuevo la nave de la Iglesia a su ruta propia, más allá de los escollos e intereses de este mundo que pasa.

- Y finalmente, te pedimos, Señor Jesús, que el corazón del Papa sea sumergido en el fuego de tu propio Corazón, de modo que pueda corregirse de sus faltas, ya que todos las tenemos, y pueda predicarnos con fuerza y mucha luz sobre las raíces de nuestros pecados, y de los males que hoy se ciernen sobre la Tierra”.

Recemos por el Papa. Y esto lo pido a todos. También a los que no les gusta lo que está haciendo. No le dejemos solo, como muchos hicieron con Benedicto XVI. Si defendemos la fe católica contra sus enemigos es porque creemos en ella y, si creemos en ella, debemos creer en el poder de la oración. Los otros, los que quieren cambiarla, ya no creen. Ese es su problema y su desgracia. No caigamos nosotros en la misma trampa. Recemos, hablemos con amor cuando hay que hablar, aunque nos cueste el honor y la vida y, sobre todo, confiemos en Dios y en su divina misericordia.

RATZINGER REBATE A LOS AMBIENTALISTAS



«San Francisco no era un ecologista»

Por INFOVATICANA | 31 octubre, 2019


 (ilGiornale)- Joseph Ratzinger indica de nuevo el camino para la «minoría creativa» de la contemporaneidad, que según él, es la católica.

El título: I Sacramenti, segni di Dio nel mondo. Se trata de reflexiones litúrgicas que el papa emérito pronunció durante su pontificado, o cuando aún era cardenal. Del bautismo a la confirmación, pasando por el matrimonio, la ordenación sacerdotal y cualquier otro sacramento previsto y presente en la doctrina, Joseph Ratzinger interpreta la realidad y el valor de estos «signos de Dios», componiendo, según el editor de los textos, Elio Guerriero, una «guía para la vida cristiana».

Ya habíamos hablado de la parte inicial de esta composición, la que está dedicada al papel fundamental que ejercen los muros: «La Iglesia tiene muros. El muro indica, por un lado, el interior, y tiene la función de proteger, de acogernos y guiarnos el uno hacia el otro». Sin muros, observa el pontífice emérito, no existen puertas. Y Benedicto XVI bendice tanto los unos como las otras. Pero dentro de esta obra hay más pasajes de gran actualidad.

En una época tan llena de retórica ambientalista y de combinación de ecología cristiana con lo que empieza a ser conocido como «gretathunberghismo», Joseph Ratzinger reinterpreta la vida existencial de san Francisco: 

«Él sabía que no hay nada más grande, ningún servicio mayor, ningún éxito mayor, ninguna realización mayor para la humanidad que aprender a amar con plenitud y grandeza». Estamos aún en el grupo de características que Ratzinger individua para definir al santo de Asís como el «más similar a Cristo». Pero las contingencias de la modernidad ofrecen tal vez una posibilidad ulterior de profundización.

De hecho, sabemos que san Francisco y el franciscanismo son a menudo instrumentalizados para que los ecologismos puedan pasar como un absoluto ideológico. Pues bien, Benedicto XVI corta de manera neta y firme estos intentos, y sentencia:
»Su cántico del hermano sol, la alabanza del Creador reflejo de la creación resuena a través de los siglos». 

Y después especifica, y es lo que tiene mayor interés para las frases dialécticas actuales: «El hombre que lo cantó no era un trovador soñador o un ecologista, como a veces nos lo presentan, sino un hombre que fue sometido a mucho sufrimiento, que quiso mantener por amor a Cristo para acercarse, como Él, a la profundidad del ser humano y al corazón de Dios».


Publicado por Francesco Boezi en il Giornale.

LA CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA




publicó una oración a la Pachamama en abril de este año


La Fondazione Missio, institución dependiente de la Conferencia Episcopal Italiana, hizo pública una oración a la diosa pagana Pachamama en una publicación de abril de 2019 sobre el Sínodo para la Amazonia

 (InfoCatólica) 30-10-19

La oración está siendo distribuida por internet y ya se ha utilizado en la  parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de la localidad italiana de Verona- El párroco organizó el pasado sábado la vigilia misionera del Buen Vivir, presentada como vigilia de oración sobre la responsabilidad hacia la Madre Tierra.


Traducción:

Pachamama de estos lugares
Bebe, come y bebe a gusto esta ofrenda
Para que sea buena esta tierra
Pachamama buena madre
¡Sé propicia! ¡Sé propicia!
Haz que brote bien la semilla
Que no le suceda nada malo,
Que no la destruya una helada,
Que produzca buena comida.
A ti te lo pedimos:
danos todo
¡Sé propicia! ¡Sé propicia!

SOBRE LAS CUESTIONES DEL FINAL DE LA VIDA




Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre las cuestiones del final de la vida

(Firmado el 28 de octubre de 2019, en la Casina Pío IV del Vaticano)

Preámbulo

Los aspectos morales, religiosos, sociales y jurídicos del tratamiento del paciente moribundo se encuentran entre los temas más difíciles y ampliamente discutidos en la medicina moderna. En las diversas culturas y contextos sociales han generado siempre un amplio debate tanto teórico como emocional.

Las cuestiones relativas a las decisiones sobre el final de la vida presentan dilemas difíciles, que no son nuevos, pero que se han intensificado mucho en los últimos años debido a varios factores y acontecimientos, entre los cuales:

- Los enormes avances científico-tecnológicos que permiten una prolongación significativa de la vida en formas y situaciones hasta ahora impensables. Sin embargo, a menudo la supervivencia prolongada de un enfermo va acompañada de dolor y sufrimiento debido a diversas disfunciones orgánicas, mentales y emocionales.

- El cambio fundamental en la relación médico-paciente de un enfoque paternalista a la petición de una mayor autonomía de juicio por parte del mismo paciente.

- El hecho de que la mayoría de las personas en los países desarrollados mueren hoy en día en hospitales o residencias de ancianos, que a menudo son entornos extraños y desconocidos para ellos. Muchos pacientes están conectados a máquinas, rodeados de personal sanitario habitualmente ocupado y que conocen poco. Esta situación contrasta con la del pasado, cuando las personas morían en casa, rodeadas de sus seres queridos en su entorno habitual y reconocido.

- La mayor implicación de diversos profesionales en el tratamiento del paciente en fase terminal, así como de los medios de comunicación, del sistema judicial y la opinión pública en general. Todo ello a menudo es expresión de diferentes antecedentes culturales, puntos de vista y opiniones variadas e incluso contradictorias sobre lo que se debe o no se debe hacer por el paciente moribundo.

- Cambios culturales, especialmente en las sociedades occidentales.

- La creciente escasez de recursos debido a las costosas opciones diagnósticas y terapéuticas.

Los dilemas relacionados con la atención y el tratamiento del paciente terminal no son principalmente médicos o científicos, sino sobre todo sociales, éticos, religiosos, legales y culturales. Mientras que los médicos toman decisiones basadas en los hechos, la mayoría de las decisiones concernientes al paciente terminal no son de naturaleza médico-científica. Más bien, se basan en valores personales y éticos. Por lo tanto, el cuidado del paciente terminal tanto por parte de las familias como por el personal sanitario, es una tarea difícil, teniendo también en cuenta cuales son las costumbres sociales.

Los principios y prácticas de las religiones monoteístas abrahámicas y en particular su búsqueda del equilibrio adecuado entre valores en conflicto, no siempre están de acuerdo con los valores y prácticas humanistas laicas actuales.

Los objetivos de esta declaración de principios son:
- Presentar la posición de las religiones monoteístas que abrahámicas con respecto a los valores y las prácticas relevantes para el enfermo terminal, en beneficio de los pacientes, las familias, el personal sanitario y los responsables políticos que se adhieren a una de estas religiones.

- Mejorar la capacidad de los profesionales de la salud para comprender, respetar, guiar, ayudar y consolar mejor al paciente creyente y a su familia al final de la vida. Respetar los valores religiosos o culturales del paciente no es sólo un problema religioso, sino que es un requisito ético para el personal de los hospitales y otras estructuras donde haya pacientes de varias creencias.

- Promover una comprensión recíproca y sinergias de los diferentes enfoques entre las tradiciones religiosas monoteístas y la ética laica con respecto a las creencias, valores y prácticas relevantes para el paciente en fase terminal.

Definición
Un paciente en fase terminal es una persona que padece una enfermedad de diagnóstico infausto, incurable e irreversible, en una etapa en la que la muerte se producirá con toda probabilidad en el plazo de unos pocos meses como consecuencia de la enfermedad o de las complicaciones directamente relacionadas, a pesar de los mejores esfuerzos diagnósticos y terapéuticos.

Sufrimiento y muerte
Aunque apreciamos los avances de la ciencia médica para prevenir y curar enfermedades, también reconocemos que toda vida experimentará finalmente la muerte.

El cuidado de los moribundos representa, por una parte, una forma de asumir con responsabilidad del don divino de la vida cuando ya no es posible tratamiento alguno, y por otra nuestra responsabilidad humana y ética con la persona que (a menudo) sufre ante la muerte inminente. El cuidado holístico y respetuoso de la persona debe reconocer como un objetivo fundamental la dimensión específicamente humana, espiritual y religiosa de la muerte. Este enfoque de la muerte requiere compasión, empatía y profesionalismo por parte de todas las personas involucradas en el cuidado del paciente moribundo, especialmente de los trabajadores de la salud responsables del bienestar psicosocial y emocional del paciente.

El uso de la tecnología médica al final de la vida
Las intervenciones humanas mediante tratamientos y tecnologías médicas sólo se justifican en términos de la ayuda que pueden proporcionar. Por lo tanto, su uso requiere un juicio responsable sobre si los tratamientos para mantener y prolongar la vida contribuyen realmente a alcanzar el final la vida humana, y sobre cuándo hace falta, en cambio, limitarlos. Cuando la muerte es inminente a pesar de todos los esfuerzos, está justificado tomar la decisión de rechazar ciertas formas de tratamiento que sólo prolongarían una condición precaria de sufrimiento. No obstante, incluso cuando la persistencia en tratar de evitar la muerte parece irrazonablemente difícil y gravosa, debemos hacer todo lo posible para ofrecer consuelo, alivio efectivo del dolor, compañía, atención emocional y espiritual y apoyo al paciente y a su familia en preparación para la muerte.

El personal sanitario y la sociedad en general deberían respetar el deseo auténtico y personal del paciente en fase terminal de prolongar o conservar su vida, incluso por un corto período de tiempo adicional, mediante medidas médicas apropiadas desde el punto de vista clínico. Esto incluye la continuación del apoyo respiratorio, de la nutrición e hidratación artificiales, de la quimioterapia o radioterapia, de antibióticos, medicamentos para la tensión y similares. Este deseo puede ser expresado por el propio paciente, en "tiempo real"; o, si no está imposibilitado en ese momento, por instrucciones anticipadas, por una persona encargada de ello, o por la declaración de familiares cercanos. Este enfoque conjuga tanto el respeto a la vida como el respeto al deseo del paciente, que hay que tener en cuenta no solo cuando obedece a la línea seguida por quienes prestan asistencia médica. A la hora de tomar esta decisión la familia consulta a menudo al personal religioso. En los casos de pacientes practicantes o en los que los parientes más próximos también lo son, habría que consultar al personal religioso.

El rechazo de la eutanasia y del suicidio asistido médicamente
Los temas relacionados con la duración y el significado de la vida humana no deberían ser de competencia del personal sanitario, cuya responsabilidad consiste en proporcionar la mejor cura posible para las enfermedades y la máxima atención a los enfermos. Nos oponemos a cualquier forma de eutanasia -que es el acto directo, deliberado e intencional de quitar la vida- así como al suicidio asistido médicamente-que es el apoyo directo, deliberado e intencional al suicidarse- porque contradicen fundamentalmente el valor inalienable de la vida humana y, por lo tanto, son actos equivocados desde el punto de vista moral y religioso, y deberían prohibirse sin excepciones.

Ayuda de la comunidad
Hacemos hincapié en la importancia del apoyo de la comunidad en el proceso de toma de decisiones que enfrenta el paciente en fase terminal y su familia. El deber de cuidar a los enfermos, nos exige también reformar las estructuras e instituciones por las que se prestan los cuidados sanitarios y religiosos. Como sociedad debemos asegurarnos de que el deseo del paciente de no ser una carga desde el punto de vista económico no lo induzca a elegir la muerte en lugar de recibir la atención y el apoyo que le permita vivir el tiempo que le queda con comodidad y tranquilidad. Para los pacientes religiosamente observantes y para sus familias existen varias formas posibles de apoyo comunitario a través de momentos de oración y de reflexión para las personas involucradas, con un adecuado apoyo médico y religioso. Es un deber de cada comunidad religiosa con todos sus miembros, según las responsabilidades de cada uno.

Asistencia Espiritual
Una cercanía rica de fe y de esperanza es la mayor contribución que los trabajadores de la salud y las personas religiosas pueden ofrecer para humanizar el proceso de la muerte. La asistencia espiritual y religiosa es un derecho fundamental del paciente y un deber de la comunidad de fe. Los expertos en cuidados paliativos también reconocen su importancia porque saben cuánto sea intensa la interacción entre la dimensión física, psicológica y espiritual de la persona, junto con el deber de demostrar respeto por las creencias y la fe personales; todo el personal sanitario tiene el deber de crear las condiciones mediante las cuales se garantice la asistencia religiosa a todo aquel que la solicite, ya sea explícita o implícitamente.

Promover los cuidados paliativos
Todo paciente en fase terminal debe recibir la asistencia paliativa mejor y más completa posible: física, emocional, social, religiosa y espiritual. El campo relativamente nuevo de los cuidados paliativos ha hecho grandes avances y es capaz de proporcionar un apoyo integral y eficiente a los pacientes terminales y a sus familias. Por lo tanto, fomentamos los cuidados paliativos para el enfermo y su familia al final de la vida. Los cuidados paliativos tienen como objetivo conseguir la mejor calidad de vida a las personas que padecen una enfermedad incurable y progresiva, cuando ya no es posible la cura. Expresan la noble devoción humana de cuidar de los demás, especialmente de los que sufren. Los servicios de cuidados paliativos comportan un sistema organizado y altamente estructurado para la prestación de cuidados y son fundamentales para la realización de la misión más antigua de la medicina: "cuidar al enfermo incluso cuando ya no hay cura." Animamos a los profesionales y a los estudiantes a que se especialicen en este campo de la medicina.

Conclusión
Sobre la base de los argumentos y motivaciones de este documento, las tres religiones monoteístas abrahámicas comparten objetivos comunes y están totalmente de acuerdo en nuestro enfoque de las siguientes situaciones relativas al final de la vida:
-La eutanasia y el suicidio asistido por un médico son intrínsecamente y por lo tanto moral y religiosamente equivocadas y deberían prohibirse sin excepción. Cualquier presión y acción sobre los pacientes para inducirles a que pongan fin a sus vidas es categóricamente rechazada.
-Ningún agente sanitario debería ser coaccionado o presionado para ayudar directa o indirectamente a la muerte deliberada e intencional de un paciente mediante el suicidio asistido o cualquier forma de eutanasia, especialmente cuando esa praxis va en contra de sus creencias religiosas. Se ha aceptado favorablemente, a lo largo de los años, que debe ser respetada la objeción de conciencia a actos que entren en conflicto con los valores éticos de una persona. Esto también sigue siendo válido incluso si tales actos han sido declarados legales a nivel local, o por ciertos grupos de ciudadanos. Las creencias personales sobre la vida y la muerte ciertamente caen dentro de la categoría de objeción de conciencia que debería ser respetada universalmente.
-Alentamos y apoyamos los cuidados paliativos de calidad y profesionales en todas partes y para todos. Aun cuando alejar la muerte parezca un peso razonablemente insoportable tenemos el deber moral y religioso de proporcionar consuelo, alivio del dolor, compañía y asistencia espiritual al paciente moribundo y a su familia.
-Apoyamos las leyes y políticas públicas que protejan los derechos y la dignidad del paciente moribundo, con el fin de evitar la eutanasia y promover los cuidados paliativos.
-Como sociedad, debemos comprometernos para que deseo de los pacientes de no ser una carga no los tiente a elegir la muerte en lugar de recibir la atención y el apoyo que les permita vivir el tiempo que les queda con comodidad y tranquilidad.
-Todo el personal sanitario debería crear las condiciones que garanticen la asistencia religiosa a todo aquel que la solicite, ya sea explícita o implícitamente.
-Nos comprometemos a utilizar los conocimientos e investigaciones para dar forma a políticas que promuevan el cuidado y el bienestar relacional y emocional, físico y espiritual, proporcionando la máxima información y atención a quienes se enfrentan a enfermedades graves y a la muerte.
-Nos comprometemos a involucrar a nuestras comunidades en los temas de bioética relacionados con el paciente en fase terminal, así como a familiarizarlas con técnicas de acompañamiento compasivo para aquellos que sufren y mueren.
-Nos comprometemos a sensibilizar a la opinión pública sobre los cuidados paliativos mediante la formación apropiada y el suministro de recursos sobre los tratamientos para los que sufren y los moribundos.
-Nos comprometemos a proporcionar ayuda a la familia y a los seres queridos de los pacientes moribundos.
-Hacemos un llamamiento a los políticos y a los profesionales de la salud para que se familiaricen con esta amplia perspectiva y con la enseñanza de las religiones abrahámicas a fin de proporcionar la mejor asistencia a los pacientes moribundos y a sus familias que se adhieren a las normas religiosas y a las indicaciones de sus respectivas tradiciones religiosas.
-Nos comprometemos a involucrar a las otras religiones y a todas las personas de buena voluntad”.

Fuente: AICA, 28-10-19