DON BOSCO

DON BOSCO
"BUENOS CRISTIANOS Y HONRADOS CIUDADANOS"

FOMENTANDO EL VICIO A LA JUVENTUD


 Guillermo Robles Ramírez
 ZÓCALO, 27-6-17


Desde el año 2011 uno de los temas que fue agarrando mayor fuerza en el país fue la iniciativa para despenalizar el uso de la mariguana, es decir, comercialización y consumo de la misma.

Esto significaba en pocas palabras la autorización de siembra, cultivo, cosecha, elaboración, preparación, acondicionamiento, adquisición, comercialización, posesión, transporte y consumo de marihuana.

Su principal motivación o justificación para la despenalización de esta hierba somnolienta, era para combatir al narcomenudeo.

En diciembre del 2016 se dio en el país un paso sin marcha atrás a la legalización de la marihuana medicinal al aprobarse en el Senado por 98 votos a favor y 7 en su contra.

Aunque en ese año todavía había esperanza para quienes estaban en contra porque faltaba que pasara por la aprobación o su rechazo en el Congreso, en donde este proyecto tendría su uso con fines médicos y científicos.

En abril del presente año cada vez estaba más cerca la legalización de la marihuana porque la Cámara de Diputados había aprobado la reforma a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal para la despenalización del uso medicinal o terapéutico del cannabis.

Con esto el Congreso ya había dado el banderazo para el uso de esta hierba con 301 votos a favor, para permitir el uso de derivados del cannabis, así como su cultivo en el país, que fue previamente avalada en el Senado.

En la práctica y para los amantes de esta hierba somnolienta, pueden consumirla, porque no es un delito, así como portar solamente cinco gramos, es decir, si alguna autoridad te detiene con marihuana; demostrando que es para consumo personal, estará la autoridad obligado a liberarte.

En realidad, desde mi punto de vista no sé si es un gran paso o un retroceso, aunque tampoco se ha comprobado en ningún país el bajo índice del narcomenudeo por la venta de esta hierba.

Lo que sí es una realidad es que esto representa aún más un peligro ya que al estar bajo los efectos de la marihuana, en combinación con otro tipo de droga, alcohol o ambas.

Tan solo el consumo de la marihuana algunos de sus efectos relacionados al mismo es la falta de concentración, sensación eufórica, desinhibición, disminución de la coordinación y hasta puede provocar alucinaciones.

Se imaginan alguien con estos síntomas saliendo de algún centro nocturno también conocido como antros; o de algún salón de fiesta de bodas, que para efectos prácticos resulta lo mismo, en ambas partes se ingiere alcohol; partiendo de aquí el incremento de accidentes automovilísticos va incrementar por la mezcla de alucinógenos con bebidas alcohólicas.

Ahora veamos el lado de la siembra para su comercialización. De cuantas hectáreas estamos hablando que está permitido, cuánto va costar la logística para la planeación, vigilancia, regulación de esta misma.

Cuáles van a ser las limitaciones que va tener el ejército mexicano en la incautación del herbante, ya que esto también les da un derecho para aquellos que se han dedicado a traficar con esta droga durante muchos años.

El incremento que va tener en los asesinatos para ganar mercado o plazas como lo que está sucediendo en la actualidad con los carteles pero ahora se sumaría un nuevo grupo pero sería de civiles con licencia en caso de aprobarse y teniendo una gran desventaja en conseguir armamento para defenderse ya que autorizando esta iniciativa significa que cualquier mexicano podemos entrarle a este negocio sumándose un grupo de amateurs contra los que ya existen en la actualidad con mayor experiencia y temporalidad en el mercado controlando ya una plaza.


Este nuevo “paso” en México sobre la legalización de la marihuana de seguro saldrá contraproducente y tampoco se va a combatir al narcomenudeo. Más bien suena más a negocio entre legisladores, fomento a la corrupción e incremento a la adicción de los jóvenes. 

¿ESTADO PERMISIVO?



NIÑOS INTOXICADOS CON CANNABIS Y OTRAS DROGAS.

Por Carlos Alvarez Cozzi

Con estupor nos enteramos que en Uruguay, donde se ha legalizado el consumo recreativo de cannabis, hay niños que son llevados intoxicados con esa droga y hasta con cocaína al Hospital de Niños Pereira Rossell (http://www.elobservador.com.uy/diez-ninos-intoxicados-cannabis-lo-que-va-del-ano-n1089391).

Los padres son irresponsables o permisivos, cuando existen, claro. Porque hay niños que viven con otras personas o con su madre pero que es adicta a las drogas en compañía de un concubino ocasional que también muchas veces lo es.
Y nos preguntamos: donde está la protección de la niñez? Donde está el “interés superior” del niño del art. 9 de la Convención de los Derechos del Niño? Donde están los derechos humanos del niño a crecer lejos de las drogas?

Lamentablemente esto que sucede no podrá evitarse con la legalización de la marihuana en Uruguay porque no se puede poner un policía en el hogar de los consumidores irresponsables.
Pero estamos claramente ante la vulneración de derechos de los niños, de los que el Estado es el útimo responsable por no proteger eficazmente sus derechos.
Se inventan muchas veces derechos humanos supuestos que no existen pero los que sí existen no se protegen? Este es el Estado que tenemos?

La verdad es que podría ser denunciado el Uruguay ante organismos internacionales por estos cuadros de intoxicaciones de niños con cannabis y otras drogas.
Estamos a tiempo. La salud es un derecho pero también un deber para los adultos, cuanto más para los niños!!! Se esperará a que muera algún niño por efecto de la intoxicación de la droga?
Pero además, que efecto pedagógico para los niños puede tener una norma, -como decía  Santo Tomás de Aquino-, que le permite a sus padres o tutores no sólo drogarse en su casa, de lo que ellos mismos plantan o consiguen en la farmacia, sino dejar irresponsablemente al alcance de los niños colillas de porros para que éstos, que ven que sus padres fuman esas yerbas, ellos pueden tomar porque las tienen al alcance de la mano? Así se propende a la educación de la niñez?


Serán procesados por la Justicia estos mayores irresponsables? Cuando se cae en la pendiente hasta llegar al fondo no se para. Estamos a tiempo, hay que reaccionar antes que sea demasiado tarde!. De lo contrario, de que sirvió la ley antitibaco y la prohición de fumar en lugares públicos?. Confiamos en que el presidente Vázquez ante estas barbaridades tome las medidas que la urgencia y gravedad del caso ameritan.

HIJOS A LA MEDIDA DEL PROPIO DESEO



Miguel Espeche
Psicólogo y psicoterapeuta

 LA NACION, 26 DE JUNIO DE 2017

Antaño decir que se "encargaba" un bebe era una metáfora. Se la entendía como tal porque se daban por sentadas muchas cosas en relación con eso de "traer hijos al mundo" como, por ejemplo, que se trataba del proyecto de un matrimonio heterosexual, que la gestión del "encargo" se iniciaba en el lecho conyugal y que no había terceros mediando para que el vástago arribara, más allá, quizá, de algún médico que, si existía alguna dificultad, ayudaba con su ciencia.

Esos presupuestos hacían que pareciera inocuo decir que se "encargaba" la llegada de un nuevo integrante de la especie humana. La metáfora del encargo no era más que una forma de evitar mencionar de manera directa la sexualidad imprescindible para que la concepción fuera una realidad.

Hoy, la literalidad ganó la partida y "encargar" es eso: encargar, y de niños se trata. Sin eufemismos, se encargan hijos a través de los más variados sistemas, que se suman a los clásicos y mayoritarios vigentes.

Si bien su número no es aun significativo, merece reflexión el hecho de que se publiciten embarazos de "famosas" a través de fecundaciones artificialmente logradas y sin padre conocido a la vista, o paternidades de hombres famosos que apelan a mujeres cuyos úteros son "alquilados" con fines procreativos.

En muy corto tiempo en términos históricos, se dan a conocer estilos de parentalidad que hablan de alquiler de vientres, parejas homosexuales que ejercen la paternidad de diferentes modos, o personas solteras que asumen paternidades (involucrando o no su biología) sin que exista (ni en términos de deseo) la figura de la contraparte: el padre o la madre.

La relación sexual clásica no parece ser la única manera de concebir hijos, si bien (al menos por ahora) la existencia de lo masculino y lo femenino sigue siendo imprescindible para la generación de vida humana. En tal sentido, la fecundidad surge en clave de encuentro de lo diverso (biológicamente hablando). Las personas nacen de la unión de aquello que es diferente y complementario. Acerca de eso, que se sepa, no hay demasiadas dudas.

Es mucho lo que ayudan los nuevos avances científicos a quienes tienen algún problema para concebir. Hay que agradecer esos avances que permiten fecundidad allí donde la naturaleza puso obstáculos otrora insalvables.

A la vez, existen aquellos que deciden no concebir a través del método clásico, no por problemas de fecundidad, sino porque asumen otro tipo de paradigma desde el cual anhelan tener un hijo. Allí es cuando vemos que el hijo es siempre más que un hecho biológico, y que su persona está constituida, también, por la trama psicológica que lo antecede y dentro de la cual nace, y que incluye la humanidad de todos los participantes de la cuestión, sin excepción.

Los mecanismos que la ciencia provee no pueden prescindir de la humanidad del asunto. Se tiende en algunos casos a obviar el hecho de que todo material humano es... humano. Espermatozoides o "vientres" son elementos portadores de humanidad: tienen la genética de su generador, pero también llevan en sí elementos psicológicos que hablan del entramado de la concepción, de la historia y de los valores a partir de los cuales esos donantes asumieron su función procreativa. Algo del orden del deseo de esos donantes está puesto en juego, y considerar que son solo elementos físicos en la ecuación es amputar la humanidad de los actores, negando lo evidente.

Los hechos parecen corroborar lo antedicho. No son pocos los jóvenes, frutos de fecundación por donación, que, al saber cuál es su origen biológico, sienten el deseo de conocer a esos donantes del "material biológico" por el cual están constituidos, cuyos nombres habitan en archivos de bancos quizás ya inexistentes.

Aquel donante no es un "algo", es "alguien", sobre todo, para esos hijos, y es importante tener eso presente para entender el significado que para los chicos tiene la trama que posibilitó su concepción.

Eso no significa que esos hijos que buscan lo humano que habita en ese aspecto de su concepción, duden o sientan que los padres que los criaron no lo son en realidad. Es simplemente reconocer que los hijos (al menos muchos de ellos) requieren completar su historia, porque la identidad es más compleja de lo que parece, y que cuando se ocultan o "ningunean" ciertas variables, las cosas pueden complicarse no tanto por el hecho ocultado, sino por la actitud de ocultamiento en sí misma.

El caso tiene mucho de parecido a lo que ocurre con la adopción, en la que el hecho de que haya existido una historia previa tiene efectos, que serán negativos solamente si se los pretende negar.

Una variación de la cuestión es la asunción de la maternidad por parte de mujeres que apelan a la fecundación por medios artificiales, sin pareja parental ni deseo de tenerla. La idea que pareciera desprenderse de este abordaje es que todo deseo es un derecho y que, como tal, la posibilidad de desear y lograr un embarazo puede, sin costo, dejar de lado el elemento vincular que siempre está presente en toda concepción. Son embarazos que quieren prescindir del padre, al punto de que ese afán de "abeja reina" va más allá de aquella "madre soltera" que concibe a su hijo como fruto de una relación, quizá malograda o accidental, pero relación al fin.

En ese plano, debemos recordar que hoy no existe, que se sepa, la "inmaculada concepción" y, sorteando el tema religioso del caso, el elemento humano del padre sigue estando, aunque se restrinja a una donación anónima en algún laboratorio. Es una manera de decir que no hay padres o madres que, para serlo, puedan obviar el otro elemento complementario que abre las puertas a la fecundidad. Es una ilusión malsana y narcisista creer que ese hijo es solo fruto de un deseo que se impone sobre lo real como el deseo de un dios. De hecho, esa actitud significa la intención de abolir el vínculo con lo diferente (ese padre siempre existente, por tenue que sea) y, se sabe, el amor es aquello que nace de lo que va más allá de la hipnosis de la propia imagen en el espejo.

Es importante educar para la valoración de la diversidad. No se trata de tolerarla, sino de valorarla y honrarla. Lo es porque, inclusive desde la biología, esa diversidad es lo que ha logrado la fecundidad de nuestra especie, en un amplio sentido del término.

Las formas de las nuevas parentalidades podrán ser complejas y hasta desconcertantes, pero para el caso vale La frase de San Agustín: "ama y haz lo que quieras". Claro, habrá que ver a quién y qué amar. Si el amor es generoso (¿qué genuino amor no lo es?), ofrecerá lo que sea realmente necesario para aquel que recibe ese amor. Si el modelo de amor es narcisista, lo que ocurrirá es que, disfrazado de paternidad o maternidad, viajará el egoísmo, el que busca "completarse" antes que proveer a una crianza generosa.

La paternidad debe ofrecer sostén y horizonte para ser lograda. Sin esa ecuación, las cosas se complican. Por eso, con la forma que tenga, los hijos deberán ser ofrecidos al mundo, no al ego de sus criadores. "Ama y haz lo que quieras" es la frase clave, pero habrá que desentrañar cuál es el amor genuino, separándolo de aquel que no lo es.



LA FAMILIA MERECE UNA PROTECCIÓN, NO LAS DIVERSAS FORMAS DE FAMILIA



(Actuall/InfoCatólica), 25-6-17

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha aprobado una resolución sobre la protección de la familia y su papel en la protección y promoción de los derechos de las personas mayores, en una votación en la que 30 Estados miembros se han posicionado a favor, 12 en contra y 5 se han abstenido, según ha informado AgendaEurope.

Las enmiendas presentadas por Malta, en nombre de la Unión Europea, y por Suiza que trataban de diluir el concepto de familia como institución para imponer familia como «diversas formas de familia» fue derrotado. Esto llevó a países miembros de la UE, así como a EEUU, Reino Unido y América Latina a votar en contra de la resolución.

«Diversas formas de familia» es el lenguaje empleado por los grupos de presión anti-familia para degradar el significado de la familia.


Sin embargo, los principales países fueron capaces de parar con éxito los ataques y los argumentos de los Estados que no valoran el papel de la familia en la promoción y protección de los derechos humanos.

EL DERECHO A LA VIDA TIENE PROTECCIÓN JURÍDICA INTERNACIONAL

 EL ABORTO NO.

Por Carlos Alvarez Cozzi

Mucho se está hablando de la llamada “nueva agenda de derechos” dentro de los Estados y también a nivel de algunos organismos internacionales.
Pero la verdad es que mientras que el derecho a la vida humana tiene reconocimiento convencional a nivel de tratados de Naciones Unidas y de OEA, además de protección constitucional en la mayoría de los Estados, no existen normas de esa jerarquía que consagren ningún supuesto derecho de la mujer ni de nadie a quitar la vida a un ser humano indefenso e inocente como es el “nasciturus”.

Y esto hay que afirmarlo bien claramente y de manera rotunda. Varios intentos internacionales de forzar instrumentos o incluso declaraciones, que no son tratados, para receptar las consabidas consignas de la ideología de género, han naufragado. En Europa la posición clara de países como Polonia, Hungría y Rusia, entre otros, ha sido puntal para la defensa de la vida y de la familia constituida por la unión de mujer y varón.

En América, las posiciones claras de Perú, Paraguay y Ecuador, a su vez, vienen resultando fundamentales para que la agenda de género no se institucionalice con tratados o declaraciones internacionales en la región.
Pero algunos afirman que esto es una cuestión de tiempo. Por qué? Pues porque sencillamente la presión viene para derribar estas resistencias por el lado de condicionar el otorgamiento de préstamos internacionales a los gobiernos que no cedan en sus posiciones.

Por eso, resulta necesario difundir estos hechos, recordar cuáles son las normas internacionales y nacionales que rigen en la materia y sobre todo insistir a tiempo y a destiempo que el respeto por los derechos naturales no puede ser negociado por ninguna causa, porque se trata de derechos absolutos en primer lugar y además que las normas no otorgan sino simplemente reconocen su preexistencia al Estado y al Derecho.

Sólo se podrá estar alerta en estos temas si se tiene conciencia de la importancia y gravedad de los mismos. Los intereses creados son tan fuertes para llevarse por delante estos principios que sólo la posición firme de los Estados podrá hacer que los intentos se sigan topando contra la muralla inexpugnable de su defensa.

En ese sentido hay que destacar la encomiable labor a nivel de Naciones Unidas que viene cumpliendo desde hace años C-FAM con Austin Ruse a su cabeza. Como observador ante las Naciones Unidas, ha cumplido una labor de anuncio y denuncia que estamos ciertos ha resultado muy incómoda para los intentos conocidos de la agenda que comentamos.
Pero esa y otros organizaciones de defensa de derechos humanos se enfrentan a diario con el problema de la falta de recursos económicos porque éstos no suelen fluir hacia causas nobles como las que comentamos.

Por ello lo del comienzo de esta nota. Resulta fundamental recordar una y otra vez que mientras que abundan los instrumentos para la defensa de los derechos a la vida y a la constitución familiar, no existe un sólo tratado o norma convencional que consagre supuestos “derechos” que no son tales, por más que los conocidos de siempre traten de engañar afirmando lo contrario.


RECORDARÁN AL PADRE SANAHUJA

 a seis meses de su fallecimiento

Aica,  21 Jun 2017

Monseñor Juan Claudio Sanahuja será recordado al cumplirse seis meses de su fallecimiento en una misa que se oficiará el viernes 23 de junio, a las 19, en el oratorio del Centro Universitario de Estudios (Cudes), Vicente López 1950.

Fue un claro referente de la lucha por el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural y seguidor atento de proyectos legislativos, tendencias sociales y organismos internacionales que pudieran lesionarlo. Fue un inclaudicable y valiente defensor de la dignidad de la persona humana y del matrimonio y la familia.

Sanahuja falleció en Buenos Aires el 23 de diciembre de 2016, a los 69 años. El día de su muerte acababa de aparecer impreso su libro "Poder global y religión universal", un minucioso trabajo de investigación que concluyó poco antes estando ya gravemente enfermo. Tiene más de 400 páginas, editado por Librería Córdoba (Paraná 1013, 4814-5374, www.libreríacordoba.es). Amplía mucho, con nuevos elementos, la primera edición aparecida en 2010 y traducida al portugués. Enfoca la imposición global de una reingeniería social anticristiana con nuevos paradigmas éticos sobre la familia, la salud, la reinterpretación de los derechos humanos. Y subraya el deber de oponerse, sosteniendo principios no negociables, como la vida desde la concepción hasta la muerte natural; el matrimonio como institución, formada por un hombre y una mujer; la libertad de los padres para educar a sus hijos, sin aceptar "la falsa inevitabilidad" de esos nuevos paradigmas.

Por su empeño en la defensa de la vida y la familia, a la que se dedicó durante casi 40 años, Benedicto XVI le otorgó el título pontificio de Capellán de Su Santidad.

Nació en Buenos Aires el 16 de septiembre de 1947. Hizo estudios primarios y secundarios en el colegio Manuel Belgrano, de los Hermanos Maristas. Obtuvo el título universitario en Periodismo en la Universidad de Navarra, España, y colaboró en distintas publicaciones. En la misma universidad años después se doctoró en Teología.

Fue ordenado sacerdote en Madrid, el 13 de agosto de 1972. Pertenecía al clero de la Prelatura del Opus Dei, institución de la Iglesia Católica que conoció en su adolescencia y a cuyo fundador trató durante sus estudios en Roma.

Escribió varios libros, entre ellos "El gran desafío. La cultura de la vida contra la cultura de la muerte", y colaboraciones para obras colectivas. Desde 1998 editó por correo electrónico el boletín Noticias Globales, que proveía material de investigación sobre políticas públicas relacionadas con la vida y la familia. Fue un activo participante en congresos y seminarios provida en distintos países donde requerían su presencia.

Fue miembro correspondiente de la Pontificia Academia por la Vida (1998-2011) y colaboró en diversos organismos de la Santa Sede, especialmente con el Pontificio Consejo para la Familia.


La misa será celebrada por el presbítero Carlos María Mendonca Paz.+ 

NUEVO MIEMBRO DE LA ACADEMIA PONTIFICIA PARA LA VIDA, A FAVOR DE LA EUTANASIA



(Rorate Caeli/InfoCatólica), 20-6-17

El grupo encabezado por el P. Chiodi, que es también profesor en la Facultad de Teología de Milán, se ha unido a los activistas italianos a favor de la eutanasia para apoyar un proyecto de ley que legalizaría el suicidio asistido y/o la eutanasia en algunos casos. El proyecto de ley ya ha sido aprobado por la Cámara y ahora se encuentra ante el Senado italiano.

Para ello aluden al «proporcionalismo», argumentado que los pacientes con cáncer en fase terminal y aquellos en estado vegetativo persistente (como Terri Schaivo) pueden tener el derecho legal de rechazar los alimentos y el agua, lo que supone que se les aplica la eutanasia por hambre y deshidratación. Y abogan por:

«.. un Estado democrático está constituido por ciudadanos comprometidos con el respeto de las diferentes éticas, visiones del mundo y religiones, en un contexto de inclusión mutua y hospitalidad sincera sin tratar de imponerse a los demás...»
En ese sentido, plantean que:

«...una cuestión controvertida se refiere a la nutrición artificial y la hidratación (ANH), que el proyecto de la ley incluye entre los tratamientos que se pueden denegar .. En el pensamiento católico se afirma a menudo que estos medios son siempre obligatorios; En realidad, la ANH [nutrición artificial e hidratación] es una intervención médica y técnica y, como tal, no evita el juicio de proporcionalidad. Tampoco se puede excluir que a veces ya no es posible lograr el propósito de proporcionar alimento al paciente y aliviar el sufrimiento. El primer caso puede ocurrir en la enfermedad del cáncer terminal; La segunda [puede ocurrir] en un estado vegetativo que se extiende indefinidamente, si el paciente ha declarado previamente que esta perspectiva es inaceptable. Puesto que no se puede descartar que en casos como estos la ANH [nutrición artificial e hidratación] se convierta en un tratamiento desproporcionado, su inclusión entre los tratamientos rechazables es correcta».
La propuesta de Chiodi y sus colaboradores contradice expresamente lo indicado por San Juan Pablo II en marzo del 2004 a los participantes de un congreso sobre «Tratamientos de mantenimiento vitar y estado vegetativo»:

4. Los médicos y los agentes sanitarios, la sociedad y la Iglesia tienen, con respecto a esas personas, deberes morales de los que no pueden eximirse sin incumplir las exigencias tanto de la deontología profesional como de la solidaridad humana y cristiana.

Por tanto, el enfermo en estado vegetativo, en espera de su recuperación o de su fin natural, tiene derecho a una asistencia sanitaria básica (alimentación, hidratación, higiene, calefacción, etc.), y a la prevención de las complicaciones vinculadas al hecho de estar en cama. Tiene derecho también a una intervención específica de rehabilitación y a la monitorización de los signos clínicos de eventual recuperación.

En particular, quisiera poner de relieve que la administración de agua y alimento, aunque se lleve a cabo por vías artificiales, representa siempre un medio natural de conservación de la vida, no un acto médico. Por tanto, su uso se debe considerar, en principio, ordinario y proporcionado, y como tal moralmente obligatorio, en la medida y hasta que demuestre alcanzar su finalidad propia, que en este caso consiste en proporcionar alimento al paciente y alivio a sus sufrimientos.

En efecto, la obligación de proporcionar "los cuidados normales debidos al enfermo en esos casos" (Congregación para la doctrina de la fe, Iura et bona, p. IV), incluye también el empleo de la alimentación y la hidratación (cf. Consejo pontificio "Cor unum", Dans le cadre, 2. 4. 4; Consejo pontificio para la pastoral de la salud, Carta de los agentes sanitarios, n. 120). La valoración de las probabilidades, fundada en las escasas esperanzas de recuperación cuando el estado vegetativo se prolonga más de un año, no puede justificar éticamente el abandono o la interrupción de los cuidados mínimos al paciente, incluidas la alimentación y la hidratación. En efecto, el único resultado posible de su suspensión es la muerte por hambre y sed. En este sentido, si se efectúa consciente y deliberadamente, termina siendo una verdadera eutanasia por omisión.
En el mismo sentido se pronunció la Congregación para la Doctrina de la Fe en agosto del 2007, al responder a unas dubia planteadas por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos:

Primera pregunta: ¿Es moralmente obligatorio suministrar alimento y agua (por vías naturales o artificiales) al paciente en “estado vegetativo”, a menos que estos alimentos no puedan ser asimilados por el cuerpo del paciente o no se le puedan suministrar sin causar una notable molestia física?

Respuesta: Sí. Suministrar alimento y agua, incluso por vía artificial, es, en principio, un medio ordinario y proporcionado para la conservación de la vida. Por lo tanto es obligatorio en la medida y mientras se demuestre que cumple su propia finalidad, que consiste en procurar la hidratación y la nutrición del paciente. De ese modo se evita el sufrimiento y la muerte derivados de la inanición y la deshidratación.

Segunda pregunta: ¿Si la nutrición y la hidratación se suministran por vías artificiales a un paciente en “estado vegetativo permanente”, pueden ser interrumpidos cuando los médicos competentes juzgan con certeza moral que el paciente jamás recuperará la consciencia?

Respuesta: No. Un paciente en “estado vegetativo permanente” es una persona, con su dignidad humana fundamental, por lo cual se le deben los cuidados ordinarios y proporcionados que incluyen, en principio, la suministración de agua y alimentos, incluso por vías artificiales.

El Sumo Pontífice Benedicto XVI, en la audiencia concedida al infrascrito Cardenal Prefecto, ha aprobado las presentes Respuestas, decididas en la Sesión Ordinaria de la Congregación, y ha ordenado que sean publicadas.

Dado en Roma, en la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 1 de agosto de 2007.
Mons. Paglia y el compromiso con las enseñanzas de la Iglesia

A todo ello hay que añadir que Mons. Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, concedió hace unos días una entrevista a Edward Pentin en la que aseguró que los nuevos estatutos de la Academia requieren un compromiso más fuerte de los miembros con las enseñanzas provida de la Iglesia:

Los críticos dicen que, al cambiar los estatutos para permitir el ingreso de miembros que no quieran firmar una declaración de fidelidad a las enseñanzas pro-vida de la Iglesia, usted está neutralizando a la academia y que ésta perderá su razón de ser y se marchitará. ¿Por qué cambió los estatutos, y qué les dice usted a los que han criticado esta decisión?

Yo, con todo respeto, pediría a esos críticos que menciona usted que lean y comparen con mucho cuidado la vieja versión de los Estatutos y la nueva. Creo que así verán que los nuevos Estatutos requieren un compromiso más fuerte de los Miembros con las enseñanzas pro-vida de la Iglesia que el que requerían los antiguos. Los nuevos exigen que los Miembros promuevan y defiendan los principios del valor de la vida y la dignidad de la persona, interpretados en conformidad con el Magisterio de la Iglesia. Los estatutos antiguos contenían sólo una invitación, no una exigencia, a firmar un documento separado referente a esos principios.

No pretendo criticar a los redactores de los estatutos antiguos. Estoy seguro de que tenían las mejores intenciones, pero quiero confirmar a todos los que están comprometidos con la defensa de la vida, y quiero hacerles comprender, que los nuevos estatutos reflejan un compromiso con la vida por parte de la Iglesia y del Santo Padre que es igual de firme que el que el de los grandes fundadores de la Academia por la Vida, y que después de considerarlo muy cuidadosamente, creemos que los nuevos estatutos están redactados de un modo que expresa ese compromiso más claramente y con mayor firmeza que los antiguos. En ese contexto, sin embargo, quiero también dejar claro que la absoluta fidelidad de la Academia al Magisterio de la Iglesia no significa en modo alguno que no podamos emprender iniciativas conjuntas o entablar diálogo con personas que no comparten nuestra fe católica y nuestro compromiso.