DON BOSCO

DON BOSCO
"BUENOS CRISTIANOS Y HONRADOS CIUDADANOS"

¿SERÍA ÉTICO LEGALIZAR LA MARIHUANA PARA USO MEDICINAL?

Experto responde

Por David Ramos
15 Feb. 17 (ACI).-

En diversos países de América Latina se ha promovido en años recientes la legalización para uso medicinal de la marihuana, planta con propiedades psicoactivas y de potencial adictivo, pero ¿en verdad es curativa? Un médico experto en bioética responde.

Entrevistado por ACI Prensa, el Dr. Lenin De Janon Quevedo, médico investigador del Instituto de Bioética de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), explicó que “hay una realidad desde el punto de vista objetivo que es el nivel de efectividad del cannabis (marihuana) para poder tratar ciertos síntomas” asociados “a inflamaciones crónicas, a dolor, a espasticidad, a convulsiones”.

Sin embargo, advirtió, “no podríamos decir que es una medicina, porque una medicina no solamente sirve desde el punto de vista de su efectividad”, sino que “tiene que tener otras condiciones que están relacionadas con que sea eficiente, que sea disponible, que pueda cuantificar los medios, que sea la mejor de las opciones dentro de todas las opciones evaluadas”.

“Eso es lo que se llama el criterio de proporcionalidad terapéutica. Ahí también se sopesan los riesgos y los beneficios”, señaló.


El Dr. De Janon Quevedo, Magíster en Ética Biomédica y especialista en Medicina Crítica, indicó que “uno podría decir que el cannabis tiene efectos positivos para paliar ciertos síntomas, no curar. Sin embargo, no cumple con ciertos criterios de proporcionalidad terapéutica”.

Uno de los puntos más cuestionados sobre el uso de la marihuana como producto medicinal, dijo, “es que no existe una evidencia científica robusta que ampare el uso del cannabis”.

“Entre los cuestionamientos que existen es que los estudios -que efectivamente existen, hay estudios que hablan sobre el uso del cannabis con fines medicinales- no tienen una suficiente validez metodológica”.

El Dr. De Janon Quevedo precisó que estas fallas metodológicas están asociadas, entre otras razones, “al tiempo de uso de la droga como parte del estudio”.

La agencia gubernamental Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos advierte en su sitio web que hasta la fecha “no ha aprobado la marihuana como un medicamento seguro y efectivo para ninguna indicación” y advierte que “medicamentos no probados pueden tener consecuencias desconocidas”.

De acuerdo al Instituto Nacional de Abuso de Drogas de Estados Unidos, la FDA “requiere estudios cuidadosamente realizados (ensayos clínicos) en cientos de miles de sujetos humanos para determinar los beneficios y riesgos de una posible medicación”.

“Hasta ahora, los investigadores no han realizado suficientes ensayos clínicos a gran escala que muestren que los beneficios de la planta de marihuana (…) superen sus riesgos en pacientes a los que se debe tratar”, indica el organismo estadounidense.

De acuerdo a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, “cerca de 1 de 10 usuarios de marihuana se volverá adicto. Para las personas que comienzan a usarla antes de los 18 años, ese número crece a 1 de 6”.

Entre otros riesgos posibles del consumo de marihuana, de acuerdo a los CDC, se encuentran problemas respiratorios, disminución de la memoria a corto plazo, de la atención y el aprendizaje y el incremento de riesgo de psicosis o esquizofrenia.

El Dr. De Janon Quevedo advirtió que los debates sobre la legalización de la marihuana para uso medicinal “son extremadamente emotivos, porque efectivamente hay gente que está sufriendo muchísimo por alguna enfermedad crónica, por algún síntoma crónico”.

Pero indicó que “el debate tiene que ser maduro” y, sin dejar de considerar los testimonios, basarse “en datos objetivos, lo más objetivos posibles”.

El investigador de la Pontificia Universidad Católica Argentina apuntó que “existen estudios bastante serios, concretamente para el uso del cannabis medicinal en síndrome convulsivo en niños. Estos estudios aún no están concluidos. Son uno de los estudios que metodológicamente tienen más solidez y habrá que ver cómo concluyen”.

“Los otros estudios tienen las fallas metodológicas y las fallas metodológicas conllevan a conclusiones erradas. Así que yo creo que hay que esperar que concluyan los estudios y ver cuál es el resultado”, aconsejó.


El Dr. De Janon Quevedo precisó luego que en el caso de este estudio “estamos hablando ya de aceite de cannabidiol, que es un producto elaborado en condiciones de un laboratorio farmacéutico”.

“No es un producto elaborado en condiciones domésticas, como se plantea mucho en el debate de la despenalización de la marihuana con fines medicinales”, ni tiene que ver “con la buena voluntad de las personas que quieren hacer ese mismo aceite en sus casas”.

El experto advirtió que en el debate de la legalización de la marihuana para uso medicinal, muchos buscan “el libre consumo por vía inhalatoria”.

“En este debate, detrás de los individuos que sufren un padecimiento están personas que plantean el libre consumo de la marihuana. Pero no solamente el libre consumo, porque de facto prácticamente  el consumo está liberado y no penalizado, sino la libre producción, comercialización y distribución de la marihuana”.

El médico de la UCA señaló que no porque la marihuana se vuelva una droga lícita “se va a resolver el problema ni asociado a la adicción, que puede generar el consumo libre recreacional de marihuana, ni otro tipo de problemas, porque hay drogas lícitas que también generan adicción y que también forman parte del mercado clandestino de estas drogas”.

“Así que el libre consumo de cigarrillos de marihuana no tiene un fundamento lo suficientemente fuerte desde lo científico para hablar que se trataría de un medicamento”, subrayó.


Para el experto, un factor clave si se busca la legalización de esta sustancia es que “el cannabis medicinal debe de pasar todos los controles rigurosos que cualquier otro tipo de medicamento. No debe estar exento de estos controles”.

EL DOBLE DISCURSO DE LAS FEMINISTAS RADICALES DE GÉNERO


Por Carlos Alvarez Cozzi
Si es grave que cualquier persona tenga en forma hemipléjica dos discursos sobre un mismo tema, desnudando su falta de principios firmes, más grave es que ello acontezca con las feministas radicales de género que suelen alardear de sus convicciones. Ahora si esas mismas feministas radicales de género son gobernantes de un país, como es el caso de Suecia, la cosa se complica aún mas.
Es lo que ha sucedido recientemente con la visita que una delegación del gobierno de ese país, compuesta por cuatro ministras, ha realizado a Irán. Porque para reunirse con el presidente de ese país se presentaron en forma muy obediente y dócil con su cabeza cubierta, como exige dicho país en donde el Estado y la religión islámica son una unidad. Se dirá que es una cuestión diplomática, pero es evidente que el país receptor de la visita no puede exigir la cabeza cubierta más que a las mujeres iraníes, y las visitantes no solamente no lo eran, sino que eran gobernantes de otro Estado. De manera que no estaban obligadas jurídicamente a concurrir al encuentro a la usanza de las mujeres de ese país árabe.

Conviene tener presente que la web del Gobierno de Suecia afirma: “Suecia tiene el primer gobierno feminista del mundo. Esto significa que la igualdad de género es fundamental para las prioridades del Gobierno – en la toma de decisiones y la asignación de recursos. Un gobierno feminista asegura que la perspectiva de igualdad de género se inserte en la formulación de políticas en un amplio frente, tanto a nivel nacional como internacional. Las mujeres y los hombres deben tener el mismo poder para moldear la sociedad y sus propias vidas. Este es un derecho humano y una cuestión de democracia y justicia. La igualdad de género es también parte de la solución a los retos de la sociedad y, por supuesto, de un estado de bienestar moderno, para la justicia y el desarrollo económico.”
Y agrega: “La igualdad entre mujeres y hombres es un objetivo fundamental de la política exterior sueca. Garantizar que las mujeres y las niñas puedan disfrutar sus derechos humanos fundamentales es una obligación en el marco de nuestros compromisos internacionales y el requisito previo para alcanzar los objetivos más amplios de la política exterior de Suecia en materia de paz y seguridad y desarrollo sostenible.”
Esto choca totalmente con el hecho de que, como dijimos y muestra la foto del evento, todas las mujeres que formaban parte de la comitiva del gobierno de Suecia, entre ellas cuatro ministras, se cubrieron voluntariamente sus cabezas con velos en su reunión con el presidente iraní Hassan Rouhani, siguiendo así los dictados islámicos que obligan a la mujer a llevar el cabello cubierto.
Esta noticia nos da pie para denunciar nuevamente la doble moral y la hipocresía del feminismo radical de género, que afirma una cosa, pretende que ello sea una ideología obligatoria, violando la laicidad estatal y concomitantemente actúa de manera no diversa sino directamente opuesta a lo que pregona oficialmente.
Creemos que estas actitudes les hacen perder a estas señoras, toda autoridad moral entre sus fieles seguidores, cuando debieran de imaginar que la foto de la visita circularía por todo occidente además de por el propio mundo islámico.
Y naturalmente, deberían reflexionar, dejar de sostener la ideología del feminismo radical de género en forma oficial y permitir la libertad de pensamiento en una Suecia pretendidamente avanzada en lo social pero con estas rémoras aberrantes.


LOS PRINCIPIOS NO NEGOCIABLES DE LA MORAL CATÓLICA

 EN LOS PONTIFICADOS DE BENEDICTO XVI Y DE FRANCISCO.


Por Carlos Álvarez Cozzi (1)


Con el pontificado de Benedicto XVI, siguiendo al venerado antecesor San Juan Pablo II, volvió a revalorizarse la tradicional doctrina moral de la Iglesia que afirma que hay temas (principios no negociables) en los que los laicos no pueden esgrimir su autonomía para moverse en los asuntos temporales, concretamente en el terreno de la política. En efecto, el CIC, regulando el derecho de la Iglesia, concibe al laico con libertad para actuar en los asuntos temporales, pero claramente establece los temas de los que no debe apartarse en su vida pública. Muy recordado es el documento “Nota Doctrinal” de Benedicto XVI sobre el tema. (2)

Esos principios, que permanentemente son atacados por la “dictadura del relativismo”, como sabiamente le llamó el papa emérito durante su pontificado, son el respeto al derecho a la vida de todo ser humano desde su concepción en el vientre materno hasta la muerte natural, la familia constituida por varón y mujer mediante el matrimonio y abierta a la vida, el derecho sagrado de los padres a decidir que tipo de educación deberán recibir sus hijos y la libertad de cultos.

En esos temas, los laicos no pueden votar leyes contra dichos principios innegociables sin autoapartarse de la comunión eclesial, y los ciudadanos no deben votar a candidatos o partidos que en sus programas contengan proyectos de legislar lesionando dichos principios.

Para decirlo más claramente: no le es lícito a un bautizado, votar para ningún cargo electivo a un candidato que haya votado o promovido la legalización del aborto, las uniones homosexuales con rango de matrimonio, las adopciones por homosexuales o leyes que supriman o ataquen la libertad de cultos.

Y ello es totalmente legítimo, no puede pretenderse pertenecer a un Credo y violar abiertamente las normas morales que se derivan del Evangelio y que el Magisterio legítimo de la Iglesia ha definido como principios innegociables. Porque los laicos debemos ser luz, sal y fermento en la nueva evangelización y flaco favor se le haría a ella si como ciudadanos del mundo pero también miembros del Cuerpo Místico de Cristo, por el hecho de ocupar una función pública, olvidáramos esos pocos pero fundamentales principios y los atacáramos directamente dando un antitestimonio.

Naturalmente que ello vale tanto para los políticos católicos como para los simples ciudadanos votantes. Porque de lo contrario, existiría una diferenciación entre simples ciudadanos y dirigentes políticos cristianos y el respeto a dichos principios no negociables deben ser observados por todos. Por los representados pero también por los representantes. 

La pregunta fundamental es por que esos principios no son lo suficientemente conocidos y respetados en la mayoría de los países. Sobre todo en los latinoamericanos, que es donde vive el 43% de los católicos de todo el orbe. Parece claro que, sin perjuicio del trabajo en contra de los mismos que hacen los enemigos de la fe, hay un debe en la formación de los laicos en estos temas, y la primera responsabilidad en ello es de los pastores legítimos de la Iglesia: los obispos y las conferencias episcopales.

Se vuelve por eso imperiosa la difusión de la Doctrina Social de la Iglesia entre los bautizados, en especial la enseñanza de los principios no negociables, para que a la hora de votar los ciudadanos o los legisladores o candidatos católicos, sepan que su autonomía como laicos en la decisión de los asuntos temporales se topa con un límite: el respeto de esos principios no negociables que nombramos más arriba, que se derivan claramente de la Revelación bíblica y de la tradición, si es que quieren seguir perteneciendo a la Iglesia en la que fueron bautizados.

Insistir sobre todo por parte de los obispos en que un cristiano ciudadano de un país o un legislador o candidato primero es cristiano y luego ciudadano o candidato. De otra forma no se logrará conseguir que estos principios básicos sean observados para el bien común de la sociedad y de la Iglesia.

Lamentablemente, luego de la “Amoris Laetitia” de Francisco, y como consecuencia del evidente “relajamiento” que se ha producido en la disciplina de los sacramentos, en virtud de algunas interpretaciones de la misma, (Conferencia Episcopal de Alemania, de Malta y de Filipinas) que no han sido censuradas por la Santa Sede, algunos prestigiosos autores han afirmado que como consecuencia de ellas, se puede dudar de  la vigencia de los “principios no negociables” en la vida pública. (3)
Y es razonable que tal duda se plantee. Lamentablemente, tampoco en este tema hemos escuchado la voz de la Santa Sede. Y ciertamente es una cuestión fundamental que debería quedar bien clara.


(1) Catedrático de Derecho y experto en Doctrina Social Cristiana



EMPRESARIO MEXICANO QUE APLICABA LA DSI



Don Lorenzo Servitje (1918-2017) 

Por Carlos Arturo Baños Lemoine.

 El Arsenal / Diario Digital, 6-2-17


En la madrugada de ayer, viernes 03 de febrero, murió don Lorenzo Servitje, el fundador del poderoso y próspero Grupo Bimbo, a quien conocí hace muchos años en el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC), ubicado en San Ángel, Ciudad de México. Él era un asiduo conferencista de este instituto y uno de sus principales bienhechores, razón por la cual recibía, en plan de sorna, el nombre de “BIMBOSOC”.

Lorenzo Servitje fue un empresario católico e integrista, de la vieja escuela. Frecuentemente deslizaba críticas a algunos de los cambios modernizadores al interior de la Iglesia Católica, al tiempo que mostraba abierto rechazo a la teología liberal europea y a la teología de la liberación latinoamericana. Éste fue siempre uno de nuestros temas de conversación y de disputa, si bien debo reconocer que don Lorenzo siempre mostraba tolerancia ante los puntos de vista ajenos y nunca trató de imponer sus posturas.

Siempre fue afable en el intercambio de palabras e ideas. Me consta que era un gran conocedor de la Doctrina Social Cristiana, de la dogmática y la moral católicas, y de la historia de la Cristiandad. Amplios eran, también, sus conocimientos de la filosofía escolástica y de la teología oficial de la Iglesia Católica. Y era un gran expositor: de pensamiento ordenado y fluidez verbal que rayaba lo elegante.
............
Su filosofía empresarial siempre me pareció sólida y atractiva. Los inicios y el crecimiento de la empresa Bimbo ya forman parte de los anales de la historia empresarial de México.

Don Lorenzo nos embelesaba siempre con la narración acerca de los orígenes modestos, y a contracorriente, de Bimbo. Hacía énfasis en la manera en la cual tuvieron que vencer resistencias mercantiles y culturales durante la introducción del hoy ya indispensable “pan de caja”. Bimbo fue pionero en esto, como también lo fue en la comercialización del “pan dulce envuelto en plástico” y expuesto por muchos días en los estantes de las tiendas.

Las panificadoras clásicas, controladas por españoles, se opusieron rabiosamente al “pan de caja” y al “pan dulce envuelto en plástico”. Y Lorenzo Servitje, de ascendencia española, rompió sistemáticas e iracundas inercias. Actualmente ¿quién en México no consume esta modalidad de pan comercial?

Ejemplar también fue la expansión de Bimbo hasta ser la trasnacional mexicana que es ahora. Y esa expansión, desde un principio, siempre consideró en sus rutas de distribución y de venta a las zonas populares y rurales: a diferencia de otras empresas panificadoras y pasteleras, Bimbo creció de la mano de la gente de escasos recursos y de regiones alejadas.

La empresa, además, ha sabido diversificarse: muchos son sus productos (10 mil en la actualidad) y muchos de éstos son del gusto popular desde hace varias generaciones, lo que nos habla de un éxito transgeneracional que muy pocas compañías consiguen.
.....
Bimbo ha sabido amalgamar los intereses de la empresa con los intereses de los trabajadores, por lo que la estabilidad en el empleo de los operarios fortalece a la empresa. Por ello, Bimbo siempre ha salido en la lista de las empresas con mayor grado de satisfacción por parte de los empleados.


Y, para finalizar, hay que destacar que Bimbo fue pionera en relación con el asunto de las empresas con responsabilidad social, destinando parte de sus ganancias a obras y servicios de interés colectivo, pero siempre con base en el principio de subsidiariedad: solamente hay que complementar el propio esfuerzo de los beneficiarios.

ENCUENTRO NACIONAL DE LAICOS



Aica,  1 Feb 2017

Con el lema “Compartamos como Pueblo de Dios la alegría del Evangelio”, se llevará a cabo los días 20 y 21 de mayo de 2017 el Encuentro Nacional de Laicos, que tendrá lugar en la residencia franciscana de San Antonio de Arredondo, Córdoba.

El encuentro es organizado por el Departamento de Laicos de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia, y está destinado a dirigentes de asociaciones, instituciones y movimientos laicales; dirigentes de organismos diocesanos de comunión laicales, laicos comprometidos en las distintas pastorales de la Iglesia y en la construcción del bien común.

El lema surge del texto evangélico "como el Padre me envió, también yo los envío a ustedes”, y se enlaza con la invitación que el papa Francisco hace en "Evangelii gaudium" a una "nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría".

Entre los objetivos del encuentro, se propone constituir un espacio de comunión laical y un camino de participación para la edificación de la Iglesia, la animación misionera y la construcción del bien común; promover una conciencia más viva de la corresponsabilidad de los laicos en la Iglesia y en la construcción de la sociedad temporal; y ofrecer un ámbito de reflexión y diálogo para fortalecer la identidad y la espiritualidad laical.


La inscripción ya se encuentra abierta y se realiza de manera digital. Para más información contactarse por correo electrónico a deplai@cea.org.ar.+ 

ESTADOS UNIDOS

 Más de cien mil personas marcharon a favor de la vida

Aica, 28 Ene 2017

Tras cumplirse el, viernes 27 de enero, el 40º aniversario de “Roe vs. Wade”, el caso que, sobre la base de una falsedad, permitió la legalización del aborto en los Estados Unidos, más de cien mil personas se congregaron una vez más en la histórica Marcha por la Vida (March for Life).

Como cada año, los ciudadanos se convocaron –en lo que es considerado “el mayor encuentro a favor de la vida del mundo”- para manifestar su apoyo a la defensa del derecho a la vida y su rechazo al aborto, permitido por la Corte Suprema para todo el país desde 1973.

Los manifestantes marcharon por las calles del centro de la ciudad de Washington hasta las escalinatas del palacio de la Corte Suprema de Justicia. Estuvo a cargo de la oración inicial del encuentro el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York y presidente del Comité para Actividades Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (siglas en inglés: Usccb), quien presidió una misa en la noche previa a la marcha.

Uno de los primeros discursos fue el de la consejera del presidente Donald Trump, Kellyanne Conway, quien recordó que la declaración de independencia norteamericana “declara el derecho a la vida y la ciencia y la razón lo confirman”. “Cada día es una lucha por la vida y hoy es una celebración de la vida”, afirmó.

Luego, el vicepresidente Mike Pence, quien participó como en otros años junto con su familia, sostuvo que “la vida está ganando en los Estados Unidos”. Pence alegó estar en un “momento histórico en la causa de la vida”, y animó a asumirlo “con respeto y compasión por todos los estadounidenses”.

“Que este movimiento sea conocido por la compasión no por la confrontación”, pidió y resaltó: “Continuaremos ganando los corazones y mentes de la nueva generación”.

“Para curar nuestra tierra y restaurar la cultura de la vida, debemos seguir siendo un movimiento que los abraza a todos, se preocupa por todos y muestra respeto por la dignidad y valor de toda persona”, alentó.

El funcionario aseguró que el gobierno estadounidense no descansará “hasta restaurar la cultura de la vida en los Estados Unidos para nosotros y la posteridad”.

Asimismo, la congresista Mia Love señaló que "cada vez que el aborto mata a un niño, todos sufrimos, perdemos nuestro futuro”, y agregó: “Las mujeres que han sobrevivido a Roe vs. Wade, son nuestro futuro y lo que está por venir”.

El congresista Chris Smith señaló que “el lugar más peligroso hoy en los Estados Unidos para una niña o un niño no nacido es una instalación de Planned Parenthood”, institución que destruye un niño no nacido cada dos minutos y ha matado más de 7 millones de bebés desde 1973”, una cifra más de 10 veces mayor que “toda la población de Washington D.C.”, indicó.


Por su parte, la senadora Joni Ernst anunció que en la semana próxima presentará un proyecto de ley “para redirigir el financiamiento federal de Planned Parenthood a verdaderos centros de cuidado de la salud de mujeres”. 

PRESENTACIÓN DE LA ESCUELA

 de Doctrina Social de la Iglesia Staggia Senese

– 18 de enero de 2017. 

 Osservatorio Internazionale Cardinale Van Thuan

Esta tarde comienza la Escuela de Doctrina Social de la Iglesia de Staggia Senese, organizada por el Centro Cultural Amigos del Timone junto a nuestro Observatorio. El tema de este primer encuentro es: “La Doctrina Social de la Iglesia como anuncio de Cristo en las realidades temporales”. Pero antes de afrontarlo permitidme decir dos palabras de presentación acerca del significado y finalidad de esta Escuela. Es el mejor modo de iniciar, aclarando mutuamente qué queremos hacer. Tengo que decir que, efectivamente, la estructura de esta Escuela es muy especial. Hace un tiempo se habría considerado normal; hoy puede ser considerada inusual e, incluso, fuera de lugar.

Para explicarme fingiré plantearme una pregunta: intentaré preguntarme qué sería de nuestra religión católica si no existiera la Doctrina Social de la Iglesia o si se pensara que se puede prescindir de ella. Intentemos responder a esto.

Si la DSC se eliminara, entre la Iglesia y la construcción del mundo no habría nada en medio. De hecho, Benedicto XVI ha escrito que la DSC se sitúa en el lugar donde la Iglesia se encuentra con el mundo. Los católicos vivirían y actuarían lo mismo en el mundo, pero, podríamos decir, sin "un plan" orgánico, sin un proyecto que les diga qué fines deben buscar, a qué principios deben atenerse, qué acciones deben emprender y cuáles no. Actuarían, por consiguiente, con la sola fe, con el solo Evangelio, sin un corpus doctrinal formado tanto por los principios de la fe como por los principios de la razón. Actuarían como los protestantes, que tienen sólo la fe y no las enseñanzas de la Iglesia ni los principios de la ley moral natural, o como los laicos, que sólo tienen sus convicciones e intereses subjetivos.

Los católicos actuarían cada uno por sí mismo, a hurtadillas, de manera anónima, según lo que les dictara su conciencia y, por lo tanto, de manera sugestionable, variable, incluso incoherente, con el consiguiente peligro de caer en las trampas ideológicas, de servir a causas que no son las suyas. Su presencia se pulverizaría, se fracturaría. La DSC es para todos los católicos, pero sobre todo para los laicos. Su presencia como pueblo cristiano ya no se vería, cada uno iría por su lado, militando en todos los partidos, bajo todas las banderas, también en favor de las causas perdidas.

Cuántas veces nos hemos planteado la pregunta: ¿qué hacemos con católicos que votan leyes inhumanas, que no se dan cuenta de que detrás de la aprobación de leyes innaturales está el objetivo final, que es atacar el cristianismo? Negando lo natural se hace imposible incluso concebir lo sobrenatural. ¿Qué hacemos con estos católicos que, además, no se consideran tales?

La DSC es el encuentro de la Iglesia con el mundo para servir al mundo ordenándolo según el proyecto de Dios. No hay ningún otro modo de servirle de verdad. Ahora bien, si se pierde la DSC significa que la Iglesia ha dejado de pensar que tiene que construir el mundo según el proyecto de Dios. Piensa que debe servirle de otros modos: curando las heridas, afrontando las emergencias, dialogando, acompañando la fragilidad…, pero sin la pretensión de contribuir a las leyes, a las instituciones, al buen funcionamiento de las estructuras.

Si se elimina la DSC significa que la Iglesia ya piensa que la pretensión de comprometerse en una participación política coherente es transformar la fe en ideología. Y, en cambio, éste es precisamente el camino para transformar a gran velocidad la fe en ideología. Niegan la DSC por respeto a la laicidad de la política y a la autonomía del mundo, pero precisamente así se transforman en acompañantes ciegos de todas las causas del mundo, hablando incluso su lenguaje. Sin la DSC, la Iglesia corre el riesgo de convertirse en mundo.

Grandes peligros derivan, por lo tanto, de la hipótesis, asumida en broma, de que la DSC no exista o sea abandonada. Pero, ¿se trata realmente de una broma? ¿O está sucediendo? Si un fiel laico quisiera formarse en la DSC de manera profunda y sistemática, ¿dónde podría hacerlo? Seamos realistas, la DSC es negada o dejada de lado.


He aquí, entonces, el motivo de esta Escuela que inauguramos esta tarde. Es una de las pocas ocasiones en las que nos podremos informar y formar de manera orgánica en la Doctrina Social de la Iglesia. Por el momento no puedo decir nada más. Ciertamente habréis intuido por estas breves palabras la gravedad del momento que estamos viviendo y la necesidad de nuestro compromiso.